cuadros al óleo

La pintura al óleo utiliza el aceite de linaza, de nuez, de adormidera o de cartamo como aglutinante donde se disuelven los pigmentos (colores).
Se añaden además esencias y resinas para evitar cuarteados y dar claridad.
No varia su color entre húmedo y seco
Es una técnica conocida desde la antigüedad y más valorada desde el siglo XV hasta nuestros días.
La pusieron de moda los pintores flamencos al aplicarla sistemáticamente en la gran mayoría de sus obras.
Aunque se aplico sobre tabla durante mucho tiempo el soporte más utilizado hoy en día es el lienzo,dado que la tela, como soporte es fácilmente transportable, duradero y menos pesado.
El Lienzo más valorado es el de lino, seguido por el de cáñamo aunque el de algodón es el más utilizado actualmente por su bajo precio y versatilidad.
Estas telas no se pueden utilizar para pintar directamente sobre ellas, deben ser preparadas con una imprimación ( hay distintos tipos de imprimaciones que aportaran cada una de ellas distintas características a la hora pintar nuestro cuadro.

El aceite de linaza es el más utilizado para pintar cuadros al oleo se obtiene de las semillas de lino, que es la misma planta que proporciona el hilo para los lienzos; es el aceite más secante.

El aceite da a la pintura al óleo su textura típica, brillo y su facilidad de manejo.( aunque cada tipo de aceite proporciona a la pintura características especiales, como más transparencia, secado más rápido u otras)

La pintura al óleo es muy versátil y se puede aplicar en veladuras finas y transparentes o mediante pinceladas espesas y pastosas. Se la puede trabajar mientras está húmeda, permitiendo diversos efectos de fundidos o la incorporación de colores frescos.

Los colores al óleo no varían su color entre húmedo y seco, algo muy importante por que sabemos que el color que aplicamos al lienzo es el que va ha quedar.
La esencia de trementina o Aguarrás es su diluyente natural.